26/10/10

Convenciones ortográficas, unos consejos

normas escritura.jpg

 

Tradicionalmente, cuando escribimos hemos adoptado ciertas convenciones ortográficas que, aunque no sabíamos cómo justificar, hemos seguido a pies juntillas.

Gracias a Internet y a un mayor acceso a nuevos manuales de consulta (en esto la RAE parece haberse «puesto las pilas» últimamente), tenemos la oportunidad de rectificar y evolucionar a como lo ha hecho el uso mismo de la lengua.

A continuación, mostramos algunos de los últimos cambios que he ido introduciendo en los contenidos textuales que elaboramos en Grupo BPMO:

1.- Solo. Irá siempre sin acento (tanto si es adjetivo como si es adverbio). Teníamos la costumbre de acentuar el «solo» cuando hacía la función de adverbio, pero es innecesario. Casi nunca se da la ambigüedad que lo justificaba, sencillamente porque el contexto se encarga de deshacerla. Y, en el caso remoto de darse, siempre podremos poner «solamente».

2.- Este, ese, aquel (con sus femeninos y plurales). Irán siempre sin acento (tanto si son adjetivos como si son pronombres demostrativos). Por tradición, acentuábamos estas palabras cuando hacían de pronombre. Últimamente, sin embargo, observaba que se acentuaba «esta» y «este», pero no se hacía lo propio con «aquellos» o «esas», lo cual provocaba problemas de cohesión interna en la corrección. Acudimos al Diccionario Panhispánico de Dudas y al Manual de estilo de la lengua española y nos sacan de nuestro error. Estas palabras son llanas y acaban en vocal, por lo tanto deben ir sin acento de acuerdo con las reglas de acentuación. Si invocamos a la tan temida ambigüedad para poner la tilde, debo decir lo mismo que en el apartado anterior: esta ambigüedad no se da nunca; siempre tenemos claro cuál es el antecedente; de lo contrario, no utilizaríamos el pronombre sino la forma completa.

3.- Online. Adoptaremos esta grafía para el castellano. Todo junto y en redonda (es demasiado común para ponerla en cursiva). La alternativa, «en línea», no parece haber cuajado en castellano (pero sí en catalán).

4.- EE UU, CC OO Preferimos esta grafía a la de puntos (EE.UU., CC.OO.). En realidad, la RAE obliga a poner puntos y espacios (EE. UU., CC. OO.), pero ninguno de los principales medios de comunicación hace caso a la norma. Probablemente con el tiempo acabemos escribiendo EEUU, todo junto y sin espacios.

5.- Medioambiente. La RAE aconseja utilizar esta grafía (y su plural: medioambientes), pero también acepta «medio ambiente». Por tradición estos compuestos acaban transformándose en una sola palabra. De momento coexisten ambas grafías, pero todo indica que se irá imponiendo una (seguramente, «medioambiente»). ¿Qué pasa entonces con el nombre oficial de algunos organismos, como el Ministerio de Medio Ambiente? Pues que, en este caso concreto, optaremos por la denominación oficial. Habrá que esperar a ver cuál de las dos formas se impone en el uso.

6.- NUMERALES Según la RAE (y un Real Decreto de 1989), los numerales de hasta 4 cifras se escriben juntos: 370, 4589, 2000... En los numerales de 5 cifras o más, podemos separar los miles mediante un espacio (nunca puntos o comas. La coma solamente se utilizará para separar decimales): 25 000, 376 870, 1 450 300... No he visto que ningún medio periodístico siga esta norma. Todos separan los miles por punto (incluidos los de 4 cifras): 4.570, 2.000, 25.000, 1.470.280...

También hemos ido introduciendo, a modo de prueba y siguiendo la norma, el espacio en los miles. Pero deberíamos ser flexibles. Si vemos que provoca rechazo y nos da más quebraderos de cabeza que soluciones, siempre podemos volver al punto. Como reza el dicho: una retirada a tiempo es una victoria...

22:40 Anotado en Noticias | Permalink | Comentarios (0) |

Dejar un comentario

NB: Los comentarios son moderados en este blog.